Ventanas de aluminio en la construcción

Ventanas de aluminio en la construcción

Las ventanas de aluminio es la solución constructiva más demandada para cerrar los huecos de las edificaciones. Una de sus principales causas es la preocupación en el ahorro energético que ha hecho evolucionar a este sistema para cumplir las normativas existentes. Su bajo precio y disponibilidad hacen de él un material muy utilizado en la arquitectura española.

Sus principales desventajas son la pérdida de temperatura y la producción de condensación. 

En cambio tiene beneficios que otros materiales carecen. El recubrimiento natural que tiene lo protege del óxido aparte de ser un material fácilmente manejable en obra y resistente. Asimismo, es un material poco inflamable lo que ayuda a la protección contra el fuego en nuestra vivienda.

¿Qué ventanas de aluminio nos solemos encontrar en el mercado?

Las ventanas de aluminio más solicitadas en los proyectos constructivos suelen ser cinco: de corredera, de apertura vertical, oscilobatiente, compuesta y balconera. Su bajo coste hace de él un sistema constructivo muy utilizado como aislante térmico.

Las ventanas de corredera son un modelo barato y eficiente. Es lo más cercano a lo tradicional siendo una solución adecuada en caso de disponer de estores, ya que no impedirán su apertura lateral. Su único “problema” como solución constructiva es que sus cierres no son herméticamente estancos convirtiéndose en un puente térmico de la fachada.

Las de apertura vertical giran sobre su eje horizontal permitiendo su apertura por la parte superior con la ayuda de un sistema de bisagras. Las ventanas de aluminio oscilobatiente son una solución idónea por sus propiedades térmicas, acústicas y de estanqueidad gracias a la junta de goma en la que cierra. Aparte de sus cualidades técnicas, una ventaja es la apertura parcial para la ventilación de la habitación.

Asimismo, nos podemos encontrar las balconeras pivotantes que ampliarán la luminosidad de la estancia debido a su altura. Se suele confundir con una puerta pero no lo es. Su sistema de apertura es como el de una pivotante con un grado de apertura menor a 30º. Por último, y no menos importante, podemos encontrar en el mercado las ventanas de aluminio compuestas. Son el auge del modernismo en el sector. Aúnan las aperturas mediante corredera, pivotante y un cierre de forma vertical. Una composición que afecta al tamaño del hueco pero que posibilita varias aperturas en función de la necesidad del ambiente.

La edificación avanza hacia un consumo de energía nulo con la mejora de los elementos envolventes de la construcción. Las ventanas de aluminio son cada vez más eficientes y estéticas por lo que se han convertido en el sistema preferido para arquitectos y diseñadores. Una carpintería asequible y funcional. 

 

Por | 2016-06-02T09:54:52+00:00 25 mayo 2016|Soluciones|Sin comentarios