Aluminio, el aliado del planeta

Aluminio, el aliado del planeta

En contraposición con lo que supone para el medioambiente la producción del aluminio, a la hora de reciclarlo para su reutilización en construcción, la situación experimenta un giro de 180°. En este sentido, el aluminio es uno de los materiales más “eco-friendly” que existen en la actualidad.

Producción del aluminio

El aluminio es uno de los materiales más presentes en la corteza terrestre (aproximadamente un 8%). Sin embargo, la producción del metal no ferroso más importante es de las más costosas de la industria. El proceso de transformación de la bauxita original en el aluminio final como lo conocemos, implica el uso de unos 19.000 KWh para alcanzar temperaturas que oscilan entre los 1.000 °C – 2.000 °C.

A nivel medioambiental la producción del aluminio en occidente se ve favorecida por el uso de energías renovables. Aproximadamente el 62% de ella, responde al uso de energía hidroeléctrica. Lo que en términos ecológicos reduce considerablemente el impacto de este costoso y largo proceso.

Sin embargo, una vez superado el escollo de la difícil creación de tan utilizado material, es donde empiezan a aflorar los beneficios y el verdadero carácter de aliado del medioambiente del aluminio.

Reciclaje del aluminio

El aluminio es un material 100% reciclable, y en este caso totalmente reutilizable. Son estos dos aspectos los más importantes que podemos atribuirle. Gran parte de culpa de esto, es que el aluminio gracias a su ligereza y resistencia, es un material de fácil manejo y transporte, que no arde y tampoco se oxida. De este modo favorece su almacenamiento para su posterior tratamiento y obtención del aluminio secundario.

El proceso de reciclaje del aluminio es diametralmente opuesto al de su creación. La transformación de una puerta, ventana o cualquier forma en la que se ha recogido el material tan solo requiere de un 5% de la energía necesaria para la fabricación del aluminio primario.

El resultado del reciclaje no es otro que un aluminio con un menor impacto ambiental, que no interactuará con el entorno, pero con las mismas propiedades físicas y mecánicas que en su primera fase de vida. Todo ello, independientemente de las veces que haya sido reciclado y reutilizado.

Dressler Aluminio es una empresa comprometida con el desarrollo sostenible de nuestra actividad empresarial. Por tanto, la utilización de un material que en la gran mayoría de su vida útil se solidariza con el mantenimiento del planeta, es un aspecto fundamental para nosotros.

Por | 2017-08-07T11:16:10+00:00 7 julio 2017|Corporativa, Profesionales|Sin comentarios